NUESTROS PENSAMIENTOS Y LA SUERTE

Como deciamos anteriormente ciertas actitudes mentales y morales negativas
bloquean literalmente nuestro acceso a la suerte. Mientras que lo contrario
favorece el fluir de la fortuna.
Todas las emociones y sentimientos como miedos, dudas, envidias, odios, violencia atraen circunstancias perjudiciales para la felicidad: Y mala suerte
adversidad, falta de afecto, salud deficiente y falta de dinero etc.
Por el contrario si llenamos nuestra vida con pensamientos positivos como amor al projimo, bondad, compasión, generosidad, alegria, amistad el cosmos
o las leyes naturales o Dios nos colmara del fluir positivo de todo lo bueno
nunca olvidemos "se siega lo que se siembra".
LA MAGIA DE NUESTRO PENSAMIENTO
Debemos eliminar todo residuo negativo que nos quede, y como cada uno de nosotros sabemos lo que hay dentro de nuestro corazón, reprogramar nuestro cerebro con afirmaciones positivas y repetirlas con frecuencia hasta que nos lo creamos recordad "LA REPITICIÓN ES LA MADRE DE LA RETENCIÓN" es cuetión de disciplina mental, domesticar nuestros pensamientos, NOSOTROS CREAMOS NUESTRA PROPIA REALIDAD CON NUESTROS PENSAMIENTOS. Las fuerzas cosmicas o el espiritu esta condicionado a esto si hay "buen rrollo" nos
acaeceran cosas buenas si hay "mal rollo" nos sucedera lo contrario. Cada pensamiento es como un semillita que cae en la tierra de nuestra existencia germinara en nuestra vida dependiendo de lo que hayamos pensado. Tenemos que distinguir que hay pensamientos conscientes y inconscientes tanto en un caso como en otro actuan de igual forma por esa razón una persona tremendamente negativa deberia disciplinar su mente haciendose repiticiones constantes de afirmaciones positivas como deciamos anteriormente pondre algunos ejemplos:
Soy positivo.
Tengo cada dia mejor salud.
Tengo muchos amigos.
La suerte me sonrie.
Soy generoso.
La vida en mi entorno, sere una persona positiva para que todos esten mejor etc.
LAS FRASES DEBERIAMOS CONTRUIRLAS CON NUESTRAS PROPIAS CIRCUNSTANCIAS PARTICULARES PORQUE CADA UNO DE NOSOTROS LAS CONOCE.